Los números son el lenguaje encriptado de Dios

Dios nos habla a través de números. Solo hay que interpretarlos… Desencriptarlos.

Hay números por todos lados:

– Cuántos kilómetros para recorrer una distancia

– Cómo interpretar una gráfica de resultados en mi industria

– Cuántos segundos tiene un día

– Qué indicador de negocio es el que mueve las agujas para tener un mayor impacto en mi mercado

– Cuál es la fecha de mi cumpleaños

– A cuántas millas promedio lanza un pitcher de las grandes ligas.

– Cuántas calorías por día debo consumir, cuántos kilos.

Hasta en la música hay números. En el metrónomo el valor del silencio es 0. Sin esos silencios la música sería solo un ruido estruendoso sin parar. El ritmo lleva ceros, lleva silencios, son tiempos, se pueden medir.

Una historia que me gusta mucho y que tiene que ver con deportes, es la de alguien que desencriptó ese lenguaje de Dios. Esta persona fue el coach de básquetbol Pat Riley de los Lakers de los Ángeles. Él se dio cuenta que tenía muchos jugadores talentosos, pero no ganaban campeonatos. Así, buscó un sistema numérico que pudiera medirse y por ende mejorarse.

Riley le dio valor de puntos a las actividades de los jugadores. Cuando alguien pasaba bien la bola (asistencia), encestaba, o clavaba lo bola, le daba puntos a cada actividad y la suma de estos puntos la dividía entre el número de minutos que estaba en la cancha el jugador y eso generaba un factor, un número.

Este sistema hizo que cada jugador se comprometiera a tratar de mejorar su número juego tras juego. Ya había un sistema, ya había números, ahora solo habría que superarlos. Pat Riley desencriptó ese lenguaje en clave numérica y sus Lakers ganaron muchos campeonatos.

¿Por qué no hacer lo mismo en nuestra empresa?

Por ejemplo, darle un valor numérico a aquellas actividades que son esenciales para nuestra gente en el área comercial: Número de llamadas a clientes, número de entrevistas, número de propuestas presentadas, valor promedio por factura, entre otras.

Y hablando de números, no sé cuántos días nos queden por vivir. Lo que sí sé, es que tenemos que buscar el lenguaje encriptado de los números en nuestra vida cotidiana.

Saquémonos un 10 en el tiempo que nos resta de vida.

Suscríbete al blog

Suscríbete y te enviaremos uno de nuestro E-books en donde encontrarás Principios de Relaciones Humanas que de seguro te ayudarán en tu camino al éxito y equilibrio en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.